Y a ti, ¿también te regatean el precio?

¿Cuándo entramos en unos grandes almacenes, en una librería, en un comercio o en una peluquería, nos cobran por los productos que queremos adquirir o por los servicios que necesitamos que nos presten este tipo de empresas? Estará pensando que vaya cuestión más absurda acabo de plantear, porque naturalmente que estas empresas nos cobran, para eso son empresas creadas por sus propietarios, como su medio de vida y, por supuesto, creadas para satisfacer la demanda y las necesidades de los clientes y/o consumidores del mercado. Pero entonces, si esto es así, si todos somos conscientes de este hecho, si a nadie se le ocurre llevarse unos vaqueros o unos zapatos de un establecimiento sin pagarlo, incluso sin discutir el precio, ¿cuál es la razón por la que en el sector de los servicios profesionales muchos clientes quieren recibir servicios gratis y, en un alto porcentaje de ocasiones, entran en el regateo del precio dado, para modificarlo a la baja? No me imagino yo a nadie intentando comprar una chaqueta o un vestido en una tienda de moda de cualquier ciudad, negociando el precio de la prenda a la baja…. Sigue leyendo