Problemática de las clausulas suelo en relación a la próxima declaración de la renta.

El comprador de una vivienda puede recuperar las cantidades que hubiera abonado a la entidad bancaria indebidamente pero deberá incluir en la declaración de la renta los intereses de demora.

Según la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 21 de Diciembre 2016 se declaran abusivas las clausulas suelo, por lo que se establece el derecho del comprador de la vivienda a obtener la restitución íntegra de las cantidades que hubiera abonado indebidamente a la entidad bancaria.

La problemática surge a la hora de la forma de devolución de estos excesos, pues se plantea la posibilidad de si devolverlo o bien compensarlo o transformarlo en otros productos bancarios como planes de pensiones.

Esto nos lleva a plantear qué implicación fiscal tiene la devolución de las clausulas suelo.

La compensación económica que reciba en sí el contribuyente no está sujeta al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), pues no se trata de un rendimiento sino  de una devolución por haber pagado de más.

Sí afectan a los intereses de demora que se perciban, ya que supondrán una ganancia patrimonial, y aquí está el problema, la devolución de los intereses pagados de más que dieron lugar a la aplicación de la deducción por inversión en vivienda habitual.

En el caso de que un contribuyente adquiriera su vivienda habitual antes del 1 de Enero de 2013 mediante un préstamo hipotecario, en la declaración de la renta se permitía deducir una parte de las cantidades satisfechas por la adquisición de la vivienda habitual, incluyendo los gastos a cargo del comprador, la amortización, intereses y demás gastos con un límite de 9.040 euros en la base de la deducción.

El problema surge a que, debido al reconocimiento del gran abuso de las clausulas suelo, los compradores que aplicaron deducción en vivienda habitual, deberán regularizar su situación ya que la base de deducción aplicada es mayor a la que finalmente corresponde, es decir, se deberá devolver  a Hacienda el exceso de las deducciones aplicadas debido al menor pago de intereses.

La forma de regularizar no está clara del todo, aunque ya existen consultas vinculantes al respecto.

 La Dirección General de Tributos publicó el año pasado consultas vinculantes (V2430-16 y V2431-16) en la que manifiesta que lo que se produce es la pérdida del derecho a la deducción. De este modo, atendiendo al art. 59 del Reglamento del IRPF, el contribuyente deberá sumar las cantidades indebidamente deducidas (estatal y autonómica) en el ejercicio económico en el que se hayan incumplidos los requisitos, sin olvidar los intereses de demora que deberá abonar el banco, pues se consideran intereses indemnizatorios como ganancias patrimoniales.

            En mi opinión hay que sopesar muy bien la opción de solicitar ante la entidad bancaria la devolución de las clausulas suelo ya que puede darse el caso de que la cantidad que reciba del banco puede ser inferior al importe que deba pagar a Hacienda por las deducciones que en su día aplicó por la adquisición de la vivienda habitual. La Agencia Tributaria entiende que dichas deducciones han generado una ganancia patrimonial y que por tanto debe tributar por la misma.

Alejandro Caparrós Toro
Departamento Contabilidad
Musashi asesores consultores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s