Comparativa Empresario Autónomo frente a Empresario de una Sociedad

A la hora de que un emprendedor elija entre convertirse en empresario autónomo o empresario de una sociedad hay que establecer una serie de criterios para tomar esa decisión y sopesar las ventajas e inconvenientes de elegir entre una u otra opción:

  • Dinero que vamos a invertir
  • Responsabilidad frente a potenciales acreedores
  • Número de socios
  • Fiscalidad
  • Complicaciones Administrativas (y costes de las mismas)
  • Coste/Capital Social
  • Imagen que queremos tener en el mercado
  • Exigencias legales (bancos, Administración….)
  • Posibilidad de conseguir subvenciones

SOCIEDAD:

VENTAJAS:

Total Independencia, un proyecto propio, gestionado a nuestra manera y sin ningún superior que nos diga lo que debemos o no hacer.

– Imagen más atractiva ante las entidades financieras, clientes, proveedores y Administración.

– Responsabilidad con el patrimonio de la empresa frente a terceros.

– Menor presión fiscal.

– Las sociedades mercantiles pueden desgravarse el 100% de todo lo que esté relacionado con la actividad que realicen.

INCONVENIENTES:

Es necesario un proceso previo de constitución (constitución de la sociedad, inscripción en el Registro, Alta en la Administración Pública, …..).

– Más gestiones y más trámites legales lo que suponen mayores costes.

– Responder ante los socios, en caso de tenerlo, de las decisiones adoptadas.

AUTÓNOMO:

VENTAJAS:

– Es la forma más rápida, sencilla y económica de dar de alta un negocio.

– Se mantiene el control total y la gestión de la empresa.

– No es necesario un proceso previo de constitución tan complejo como en las sociedades.

– Es la forma que requiere menos gestiones y trámites legales, lo que abarata los costes de asesoramiento.

INCONVENIENTES:

No existe diferencia entre el patrimonio empresarial y el personal, respondiendo con sus bienes presentes y futuros ante las deudas con terceros.

– Si el empresario está casado en régimen gananciales, puede dar lugar a que su actividad empresarial alcance al patrimonio del cónyuge.

– La imagen es menos atractiva ante las entidades financieras y los distintos agentes del mercado: clientes, Administración y proveedores, por el mayor riesgo que conlleva.

– Mayor presión fiscal.

Alejandro Caparrós Toro
Departamento Contabilidad
Musashi asesores consultores

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s