Pago con tarjeta en el pequeño negocio

La posibilidad de pagar con tarjeta en el pequeño negocio  es una práctica que cada vez utilizamos más los consumidores, por lo tanto, los pequeños negocios deben adaptarse a las demandas de sus clientes.

Es una práctica cada vez más habitual que muchos consumidores no lleven dinero en metálico, puesto que la comodidad de pagar con tarjeta así como otros incentivos como la rapidez y la seguridad, hacen que se prefiera el plástico al papel.

Parece que los pequeños empresarios están al tanto de esta tendencia y están adaptando sus negocios a las necesidades que les requieren los clientes, concretamente y según un barómetro de microempresas de 2016 publicado por Mastercard el 63,5 % de los negocios ya disponen de TPV. He de añadir que tanto el Gobierno Central como el Parlamento Europeo se hicieron eco de las reivindicaciones de las asociaciones de pequeñas y medianas empresas y autónomos para evitar las prácticas abusivas de algunas entidades financieras, lo cual suponía una carga económica importante para los pequeños negocios que veían la posibilidad de cobrar a sus clientes a través de tarjetas de crédito como un lastre para su desarrollo competitivo.

No obstante supongo que te habrá pasado más de una vez llegar a un establecimiento y ver el cartel de “No se puede pagar con tarjeta”, pues bien, a mí eso me parece una falta de madurez empresarial bastante importante, y no hablo de un pequeño negocio de un pueblo perdido donde incluso la conexión telefónica podría ser un impedimento para su uso, hablo de comercios, bares y restaurantes de ciudades importantes de España. En algunas ocasiones, y hablando con algunos empresarios, alegan diversos motivos para no implantar un TPV o para no usarlo, algunas de los cuales me resultan bastante sorprendentes: “Así no le pago la comisión al banco”; “Hacienda no se entera de todo lo que gano”; “Tengo pocos clientes que pagarían con tarjeta”, etc.

Hay que tener en cuenta que no ofrecer la posibilidad de pagar con tarjeta les puede hacer perder a los pequeños comercios cuota de mercado y posibles ventas, puesto que como ya se han publicado en varios estudios, la comodidad, rapidez, seguridad y simplicidad a la hora de realizar una compra y poder pagar con tarjeta, son factores muy valorados por los consumidores, además de que estos se pueden beneficiar de otras ventajas al pagar con tarjetas (descuento de carburantes, porcentajes en determinadas compras, reembolso de un % sobre la compra realizada, etc.) por lo que van a preferir acudir a un establecimiento que le ofrezca esta oportunidad a otro que no lo haga.

No hay que olvidar que el pago con tarjeta también tiene sus “días” contados, puesto que la práctica, o así al menos se espera desde ahora a un futuro muy cercano, es que el pago lo realicemos con los teléfonos móviles, por lo que más les vale a los pequeños negocios adaptarse a esta revolución tecnológica si quieren que sus clientes les puedan pagar con estos mecanismos.

En resumen, y como ya he comentado en varias ocasiones, las pequeñas empresas deben profesionalizarse (Ver entrada La necesidad del comercio de profesionalizarsey “copiar” a lo que hacen las grandes, en función de sus posibilidades económicas, pero al menos en cuestiones como la implantación de un TPV que el coste puede resultar mínimo y las ventajas para sus clientes muy grandes, yo no me lo pensaría.

Javier Artacho Reboso

Socio – Director Musashi asesores consultores

Conecta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s