Estrategia y resultados sí, pero si hay negocio

En el siglo XXI las empresas deben conocer cómo funciona el entorno de los negocios y, sobre todo, el entorno de su negocio y su sector para que las estrategias que apliquen y pongan en marcha, les permitan ganar dinero.

En el plan que las empresas o los empresarios deben tener para desarrollar el negocio, han que plantearse, al menos, tres cuestiones:

  1. ¿Cuál es la naturaleza del negocio en el que están operando?
  2. ¿Hacia dónde evoluciona?
  3. ¿Se puede ganar dinero en él y cómo hacerlo?

Preguntas fundamentales que increíblemente muchas empresas y empresarios no se hacen y, cuando puntualmente se plantean, no se responden de forma acertada. Algo fundamental para obtener las respuestas adecuadas a estas preguntas es enfrentarse de forma objetiva a la realidad, pero en demasiadas ocasiones las prácticas, hábitos e inercias del día a día nublan la realidad y evitan conocer el entorno real en el que están operando.

Cuando finalmente las cuestiones referidas son respondidas con objetividad reflejando la realidad, es necesaria la estrategia y su ejecución para romper la brecha entre lo que se es y lo que se quiere ser. Para hacer una planificación estratégica realista y que pueda aterrizar ejecutándose para alcanzar los resultados deseados, las empresas deben conocer con certeza el entorno en el que están trabajando, cuáles son sus metas financieras y qué actividades y capacidades internas deben tener para alcanzar sus objetivos en el medio en el que están operando.

En muchas ocasiones los planes estratégicos no funcionan porque previamente no se comprende la naturaleza del negocio en el que están trabajando las empresas y cómo ese negocio está evolucionando. Es necesario dedicar tiempo a analizar si lo que se está produciendo en el entorno externo puede estar en línea con las metas financieras y las capacidades de la empresa, con el objetivo de que las actividades que se realicen permitan alcanzar dichas metas. Como ejemplo imaginemos que una meta a alcanzar por una empresa en un sector determinado es un crecimiento del 10%, cuando el crecimiento general de dicho sector en el mercado es del 6%; lógicamente sin programas concretos dirigidos a cumplir con ese crecimiento, el objetivo del 10% es un sueño más que una realidad, por lo que la estrategia no funcionará.

El mercado está en continuo cambio y estar preparado para adaptarse a él es una necesidad que tiene que estar y debe estar en el ADN de todas las compañías, pequeñas, medianas y grandes. Es necesario afrontar la realidad y aceptar las circunstancias tal y como son para hacer lo que debe hacerse y no hacer lo que se desea hacer y que no de resultado.

Por lo tanto, no dejemos de hacernos preguntas del tipo:

¿Está cambiando la manera de ganar dinero en mi negocio y sector?

¿Qué empresas de mi competencia hacen dinero y cuáles no? ¿Cuál es la razón?

Las que hacen dinero en mi sector ¿Cómo lo están haciendo?

¿Estoy entendiendo cómo está evolucionando el negocio en el que estoy?

Porque si no se responde correctamente a estas cuestiones, la estrategia que se aplique podría ser errónea y los empresarios no podrán cumplir con uno de sus principales objetivos: hacer negocio.

José Ángel Morales Medrano                                                                                                     Socio – Director Musashi asesores consultores

Conecta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s